viernes, 4 de noviembre de 2011

cuento para niños


EL SECRETO DEL ZORRO



Hace aproximadamente cuarenta años, en la ciudad de Huancabamba, famosa por sus lagunas encantadas, sucedió un hecho insólito, pero real y afirmo esto porque me lo conto mi padre.

Sucedió que un grupo de amigos (uno de ellos mi padre) se reunían para cazar conejos, armados con ondas y piedras se divertían con estos escurridizos animalitos; pero algo siempre les llamaba la atención, un zorro, pues siempre los observaba con tanta familiaridad que pareciera que pertenecía al grupo.

Fue entonces que intrigados por la actitud del zorro decidieron seguirlo, pero siempre desaparecía sin dejar rastro.

Un día que se encontraban un poco bebidos se inicio un debate entre ellos:

JOSE:          Yo seré el que mate al zorro por tener mejor puntería.

SEGUNDO: Acaso dudas de mi capacidad de rastreador, seré yo quien cace al zorro.

JUAN:           Les diré amigos que nunca me cazaran, pues estoy protegido por los

                     encantos de la Huaringas y ni una bala de plata me hará daño.

NICACIO:     Estas confesando que tu eres aquel zorro que siempre nos observa y que

                     hemos perseguido sin éxito.

JUAN:           Así es amigos, es más, los reto a que comprueben lo que he dicho, los

                     espero mañana en el mismo lugar de siempre.

Así sucedió, los amigos fueron a la cita pero esta vez llevaban una escopeta cargada con balas de plata y efectivamente, a la hora indicada el zorro apareció, desafiante salió de su escondite, seguro de su inmunidad ante cualquier arma; fue entonces que José disparó su arma hiriendo en la pata derecha al zorro, quien huyó dejando rastros de sangre en su camino y que llevaban a la casa de Juan.

Al mes apareció Juan cojeando de la pierna derecha, esta vez aseguraba haber tenido un accidente, lo cierto es que a su vez apareció nuevamente el zorro cojeando de la pata derecha.



AUTOR:

ELIZABETH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada